Opinión

Estamos ya al final de todo. No puede haber un progreso real y duradero cuando va contra la vida humana y en contra del propio planeta. Es todo un espejismo.

La deforestación de la Amazonía está creciendo a un ritmo alarmante este último año.

La fuerza de la devastación con la que actúa la naturaleza cuando se siente tocada es lo que ha sucedido en varios países de centro Europa.

Está claro que la Tierra continúa siendo devastada y esto tendrá consecuencias climáticas, que ya las está teniendo, pero nos referimos en términos ya muy graves.

Por Jesús Antonio Fernández Olmedo

La eliminación de conductores en los camiones de transporte de mercancías, frutas, bienes y servicios está a la vuelta de la esquina.

Lo ocurrido con Reddit es muy interesante porque desmiente que el mercado, naturalmente, está conformado por grandes capitales que manejan la economía.

El pánico es el arma más letal y eficaz de los autoritarios, porque nubla la mente y provoca reacciones primarias como apelar a la violencia. Y la violencia, ya lo ha establecido la ciencia, no puede sino destruir aun en los casos de defensa propia y urgente.

Patético. Era la Grecia antigua y ya Aristóteles sabía que la violencia era, siempre y necesariamente, destructiva, de hecho, la definía como aquello que intenta -desviar- destruir el desarrollo del cosmos. Y así lo replicaron científicos de la talla de Tomás de Aquino, pero en pleno Siglo XXI todavía hay quienes no pueden superar la primitiva idea de que la violencia puede ayudar en la defensa o, peor, en el establecimiento de un “orden social”.

Algo que sale de gente avispada pero que tiene sus limitaciones dentro de lo que puede quedar hoy día de un sistema que se cae a pedazos por doquier en todo el mundo.

El mar nos atrae y por ello una parte muy importante de la población mundial se concentra alrededor de este, el mar es un espacio que nos relaja y nos conecta con espacios profundos.

Hace tiempo que se viene realizando un discurso sobre el medio ambiente por parte de los estados, grandes corporaciones o multinacionales.

Gracias a la “pandemia”, más allá de un totalitarismo de patas cortas que de momento fluye globalmente, crece sostenidamente el cuestionamiento a políticos, “gobiernos”, Estados y todo tipo de instituciones.

Alphabet (Google), Amazon, Apple y Facebook -que en conjunto valen más de US$ 5 billones- tienen hoy un exagerado poder de propaganda, y han sacado de sus redes noticias que consideran “inapropiadas”. Se ha formado un cartel que debe desarmarse porque es inaceptable que el mundo dependa -y entre en pánico- según la propaganda que difunda.

Huawei Technologies Co., Ltd, quizá la empresa tecnológica fabricante de móviles más importante del mundo, parece que ha recibido un revés con la prohibición de Trump, en el sentido de que deje de utilizar tecnología americana en sus productos.

Cada día me apasionan más los momentos que paso con el viejo marino en mi aldea. En esas tertulias siempre tengo la oportunidad de conocer interesantes historias, contar con un punto de vista original y una perspectiva diferente.