Abuso sexual

La Audiencia Provincial de Madrid condena a casi 700 años de cárcel a un hombre que engañó a través de las redes sociales a casi un centenar de menores para mantener relaciones sexuales. La Sala le absuelve, no obstante, de 59 delitos de ciberacoso, tres delitos de abusos sexuales y de dos delitos de corrupción de menores.

Tal y como se ha dado a conocer este miércoles, la Audiencia de Castellón condena a cinco años de prisión a un hombre por descargar y compartir pornografía infantil. El penado se bajó más de cien archivos y almacenó otros 5.000 documentos de vídeo y fotografías en varios discos duros.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a doce personas en las provincias de Alicante, Almería, Barcelona, Madrid, Pontevedra y Valladolid por poseer y distribuir, presuntamente, material de abuso sexual infantil a través de internet.

Uno de los casos más mediáticos de Reino Unido se ha cerrado por fin. Atrás quedan 32 años de dolor, de preguntas… Ahora, las familias de Nicola Fellows y Karen Hadaway pueden descansar tranquilas, dentro de lo que cabe.

La pequeña, de sólo cinco años de edad, aparecía en un vídeo pedófilo colgado en Internet. Unas imágenes que han servido a la Policía alemana para detener a la pareja de la madre.
  • 1

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha confirmado la condena de 2 años de prisión impuesta el pasado marzo por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial a un acusado de intentar abusar sexualmente de una menor de 13 años, a la que había conocido a través de Instagram.

Al parecer, contactaban con las menores a través de diferentes redes sociales en las que comenzaban intercambiando fotografías de índole sexual para, posteriormente, quedar físicamente.

El arrestado captaba a niñas de entre 11 y 15 años en una conocida red social y después las acosaba a través de una aplicación de mensajería instantánea. Abusó sexualmente de una menor de 13 años a la que llegó a facilitar posteriormente dinero para que comprara una pastilla anticonceptiva.

Aprovechaba su reputación en el mundo de la fotografía y ofrecía a las mujeres, algunas de ellas menores de edad, la realización de reportajes gratuitos en su domicilio de Madrid.