www.tecnopunta.es

Coronavirus

En plena escalada de contagios en todo el mundo y el correspondiente aumento de las restricciones tras la época navideña, la presión asistencial crece sobremanera y nos deja imágenes como esta, que han removido conciencias tras los excesos de estos días.

Da igual de dónde venga la imagen, si es en Rusia o en España. Los sanitarios se están enfrentando como auténticos héroes a una situación que les ha venido impuesta, sin conocimiento previo y en no pocas ocasiones sin los medios necesarios para combatirlo.

A través de una app en tu móvil identifica posibles casos de coronavirus y su meta no es otra que restablecer los viajes transfronterizos a niveles prepandémicos gracias a que se generalice a nivel global el uso de la app.

Utilizar el coche para evitar el contagio es un riesgo mucho peor que el virus. Es el contundente mensaje que lanza Greenpeace con motivo del ‘Día Internacional Sin Coches’, que se celebra mañana martes. Una jornada que recuerda los peligros que el abuso del automóvil implica en materia de contaminación, accidentes y equidad social, y que pone cierre a la Semana Europea de la Movilidad.

En pleno ascenso de contagios en España, con más de 20.000 casos desde el pasado viernes y 83 nuevos fallecimientos, se ha producido un nuevo giro en la investigación sobre los efectos del coronavirus en los niños.

Cada mes se están usando en el mundo unos 129 mil millones de mascarillas desechables y 65 mil millones de guantes. En España, desde el inicio de la pandemia, se han adquirido más de 650 millones de mascarillas quirúrgicas que suponen más de 1.300 toneladas de plástico. La gestión inadecuada de esta avalancha plástica para evitar la Covid-19 podría generar otras enfermedades.

Modelos de la Universidad de Washington en Estados Unidos prevén que Colombia y Chile llegarán al pico de aquí a mediados de julio; otros países como México, Argentina, Guatemala, Panamá y El Salvador lo verán en agosto. La agencia de la ONU para la salud dice que la región está "en medio del fuego" y pide a los Gobiernos actuar acorde a la información científica y levantar las restricciones de movilidad con un enfoque integral de salud pública.

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Queensland, una de las más grandes e importantes de Australia, alertan de que las teorías de conspiración que sostienen que el coronavirus de la pandemia por Covid-19 es en realidad un arma biológica desarrollada de forma premeditada por seres humanos están creciendo en las redes sociales "a través de los esfuerzos coordinados" por cuentas partidarias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El coronavirus ha provocado una demanda mundial de mascarillas con innovaciones tecnológicas sin precedentes y estas en concreto no te vas a poder creer que existan...

En su primera aparición en una televisión europea, la especialista en virología e inmunología, explicará cómo y porqué, en su opinión, el virus fue liberado de forma consciente: “Voy a difundir el mensaje tanto como sea posible y a mostrar los hechos para que la gente los verifique antes de que me maten”.

La generalización del teletrabajo, debido a la pandemia derivada del Covid-19, nos obliga a prestar atención a nuestros hábitos y al entorno donde realicemos nuestra actividad laboral. Entre otros, es importante mantener una postura adecuada y moderar la fijación prolongada de la vista en la pantalla.

Un equipo de investigadores de la Indian Space Research Organisation ha demostrado que toser en el codo no evita la propagación del virus, aunque ratifica que la mejor protección es llevar mascarilla.

Rusia habría comenzado la elaboración de la primera vacuna en febrero, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevaba la emergencia sanitaria a pandemia global.

La COVID-19 se declaró en Wuhan (China) a principios de diciembre de 2019 y posteriormente llegaría a casi todo el mundo, incluida Europa, cuyo primer caso se notificó en Francia a finales de enero de 2020. Esta cronología de la evolución de la enfermedad puede cambiar a tenor de un nuevo estudio liderado por la UB, con la colaboración de Aguas de Barcelona.

Las emisiones diarias de gases de efecto invernadero en todo el mundo disminuyeron en un 17% a comienzos de abril, cuando se endurecieron las medidas globales de confinamiento para frenar la expansión de la pandemia del Covid-19, lo que supone volver a niveles registrados por última vez en 2006.