www.tecnopunta.es
Curiosidades de la naturaleza: 10 aspectos de la muerte

Curiosidades de la naturaleza: 10 aspectos de la muerte

jueves 16 de octubre de 2014, 19:14h

Escucha la noticia

Una vez pasada ya el Día de todos los Santos y ahora que se acerca el retorno a las salas de los personajes de la fantástica tetralogía de Crepúsculo, vamos a hablar de la muerte y su naturaleza: ¿Crecen el pelo y las uñas después de morir? ¿En qué consiste el enterramiento ecológico? ¿Cuánto pesa el alma? ¿Podemos ser hoy en día enterrados vivos? ¿Qué es la apoptosis? ¿Cuántas personas han morado la Tierra? Y mucho más, hoy en Hora Punta.

Curiosidades de la naturaleza: 10 aspectos de la muerte

1. Enterrar a los muertos

Enterrar a nuestros seres queridos es una tarea que se lleva realizando desde hace 350.000 años y, cómo muchos saben, no somos los primeros homínidos que lo hacen. Los primeros fueron los Homo Heiderbergensis en Atapuerca, hace 500.000 años.

Las formas de enterramiento han variado conforme a los tiempos, desde dejarlos en una cueva con sus objetos más preciados, hasta la momificación practicada tanto en Egipto como en Suramérica pasando por las piras funerarias o la más moderna incineración. El hombre siempre se ha sentido inquieto por el más allá, llegando a crear seres fantásticos que vuelven de ella.

2. ¿A los muertos les crecen el pelo y las uñas?

Esta creencia popular se difunde muy a menudo en diversos libros o películas. Se trata de un espejismo y la realidad es mucho menos agradable:

El cuerpo tras la muerte, se deshidrata lo que hace que la piel seca se retraiga alrededor del pelo y de las uñas, creando la ilusión de que el pelo y las uñas han crecido, para lo cual se requiere una compleja regulación hormonal que no se da una vez muertos.

3. Formas de hablar de la muerte

Tantos siglos conviviendo con la muerte dan para muchas formas para referirse a ella. Aquí os dejo una serie de epítetos que Robin Williams disfrazado de Ángel en Patch Adams dice a un enfermo malhumorado que va a morir sobre este mismo tema, con conmovedor resultado:

Morir, expirar, fenecer, perecer, expirar, apagarse, criar malvas, bajar al sepulcro, extinguirse poco a poco, bajar el telón, deceso, defunción, ruina y aniquilamiento, caerse redondo, apagarse la vela, el último suspiro, sueño eterno, transición a una vida mejor…

Guiñarla, abandonar el despojo mortal, quedarse frito como un pajarito, cerrar los ojos durante un tiempo muy largo, pasto de gusanos, estirar la pata, pagar con el pellejo, hincar la rodilla… y le dice al final: Enterrándote boca abajo tendré sitio donde aparcar la bici… y su paciente se desternilla de la risa.

Resulta genial ver esa escena. Pero ¿por qué no llamamos a las cosas por su nombre?

4. ¿Por qué se muere un organismo?

La muerte es parte de la vida. La causa final de ésta se produce cuando el oxígeno deja de circular por la sangre, impidiendo la respiración celular. Esa es la causa universal de la muerte, da igual de que se muera, la causa última de la muerte será que el oxígeno deja de fluir hacia nuestros tejidos.

5. Nos devorarán desde dentro.

Las bacterias que un día nos ayudaron a digerir las mejores delicatesen, ellas o sus hijas, serán las que, al poco tiempo de morir, nos empezarán a devorar desde dentro.

6. Por qué nunca es tarde para volvernos ecológicos: otra forma de ser enterrado

Promessa deseca tu cuerpo en nitrógeno líquido y luego lo pulveriza con vibraciones de alta frecuencia. A continuación sella el polvo resultante en un ataúd biodegradable de maicena, consiguiendo que ni siquiera la doctora Brennan de Bones descubra la causa de la muerte ya que el cuerpo quedará descompuesto en entre 6 y 12 meses, quedando disponibles los nutrientes para dar nueva vida. ¿No os lo creéis?

Entrad en http://www.promessa.se/hechos/el-metodo-en-si/?lang=es

7. Por qué para que unas vivan, otras han de morir: La muerte celular programada o apoptosis

A lo largo de nuestra vida, innumerables células de nuestro cuerpo mueren y son reemplazadas por otras, sin que nosotros nos demos cuenta.

Si no lo sabes, siento tener que decírtelo, pero ya no eres el mismo que cuando empezaste a leer este artículo, seguro que alguna de tus células ha sido sustituida por otra sin que te des cuenta.

Este proceso de autodestrucción celular controlada permite a un organismo su correcta morfogénesis, la renovación y la eliminación de las células y tiene una importancia tal que si no se produjese de forma adecuada durante el desarrollo embrionario, podríamos, por ejemplo nacer con membranas interdigitales y tener patas palmeadas como los patos.

Otro ejemplo de lo necesario que es la apoptosis es que si esta no tiene lugar y las células se dividen sin que la otra muera, los tejidos ocuparían los espacios destinados para otros tejidos, invadiéndolos.

8. ¿Cuánto pesa el alma?

Seguro que todos creéis saber la respuesta, especialmente los que hayan visto la película 21 gramos. Esta teoría surge porque un doctor
Duncan MacDougall de Massachussets en 1907 diseño una “cama para morir” y aseguró que tras la muerte los cuerpos pesaban 21 gramos menos. Sin embargo para llegar a esa conclusión, tan sólo utilizó a 6 moribundos de tuberculosis.

En el primero, perdió tres cuartos de una onza, el segundo media onza en los primeros instantes y 18 minutos después una y media más, el tercero media onza, el cuarto lo considero erróneo porque hubo interferencias por oposición de la gente, la quinta tres octavos de onza y el sexto 1.5 onzas.

Una onza equivale a aproximadamente 28 gramos. Parece que su conclusión fue que el alma pesaba ¾ de onza o unos 21 gramos, pero ¿no es muy pequeña la muestra y muchas las varianzas como para tal aseveración?

Además ese mismo hombre hizo la misma prueba con perros drogados para evitar que se movieran y dado que su peso no varió, concluyó que no tenían alma. ¿Sorprendente no?

No sabemos si tendría o no razón porque nadie se ha vuelto a atrever a hacerlo.

9. Buried but alive: la catalepsia

Mucha gente ha visto esta película y es posible que hasta algunos se hayan atrevido a leer al gran Edgar Alan Poe “el entierro prematuro” en el que su protagonista desvela el profundo miedo a que le entierren vivo porque sufre catalepsia y las ideas que tiene para evitar no acabar siendo enterrado vivo.

Era tal el miedo a que se enterrase viva a la gente, que hay evidencias de “hospitales para muertos” en los que se esperaba a la putrefacción, antes del entierro.

Hoy en día, con nuestra tecnología ya no ocurren estos fenómenos ¿o sí? Hemos sabido que en 2004, se lanzó una oferta de ataúdes con alarma para que los pacientes con catalepsia no fueran enterrados vivos.

10. ¿Cuántos hemos hollado la Tierra? ¿Cuántas personas han muerto a lo largo de la historia?

Nos hemos atrevido incluso a ir un poco más allá y hemos encontrado una página web http://www.prb.org/SpanishContent.aspx en la que figura una estimación de la población, la cual partiendo de que existieran dos humanos en el 50.000 a. C. y con la evolución que aparece reflejada en la siguiente tabla, estima el número de nacidos en el mundo a lo largo de la historia en unos ciento cinco mil millones de personas.


Curiosidades de la naturaleza: 10 aspectos de la muerte
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios