www.tecnopunta.es
Exprimir el río Xallas no les ha salido demasiado caro

Exprimir el río Xallas no les ha salido demasiado caro

jueves 16 de octubre de 2014, 19:14h

Escucha la noticia

En 2007, la empresa Ferroatlántica exprimió la producción energética del río Xallas hasta dejar seco el embalse de A Fervenza en la Costa da Morte. Cuatro años después la empresa ha sido condenada solamente a pagar tan sólo 310.000 euros de multa por provocar un desastre ecológico que causó la muerte de al menos 15.000 peces. La multa también se hace extensible a dos directivos de la misma que la pagaran de forma solidaria junto con la empresa.

Exprimir el río Xallas no les ha salido demasiado caro

Nos podríamos preguntar por qué es tan baja la sanción. La respuesta es sencilla y se puede resumir en una palabra: acuerdo.

Ferroatlántica llegó a uno con la Fiscalía de Medio Ambiente en el que aceptaba su culpabilidad y obtuvo por ello una rebaja substancial de los cargos. La sentencia firme del juzgado de lo Penal nº 6 de A Coruña condena, tras el acuerdo, al director de explotación del sistema eléctrico, Roman Lozano y a un consejero delegado, José Luis González-Haba, a una pena de cinco meses de prisión y una multa de 24 euros diarios durante 6 meses, unos 4320 € así como una inhabilitación para ejercer la dirección de sistemas eléctricos de tan sólo 8 meses.

A pesar de que el fallo judicial considera probado que causaron el daño de forma completamente consciente vaciaron por completo un embalse para obtener un mayor aprovechamiento energético del mismo, la empresa y sus dos directivos tan sólo indemnizaran de forma solidaria con un total de 305.954,33€ a la Xunta con 265.954€ y a las dos acusaciones particulares (Salmo Club de Pesca Deportiva y Federación Gallega de Pesca) con 20.000€ respectivamente.

Los daños de semejante actuación fueron sustanciales, no sólo la muerte de 15.000 peces, cuyo valor se ha cifrado en superiores a 80.000 €, sino también la acumulación de lodos en el embalse, una interrupción del caudal ecológico en el entorno de la presa tanto aguas arriba, como aguas abajo y la alteración de las actividades lúdicas y recreativos que se hubieran podido realizar si la empresa no hubiera decidido exprimir “su” gallina de huevos de oro.

Afortunadamente, la Xunta tiene la obligación de emplear su indemnización para reparar el daño causado y regenerar con ella el ecosistema afectado, pero no deja de ser reseñable que en principio la Fiscalía pidiera más de dos años de cárcel para los dos imputados y que tras el acuerdo entre las partes, entre las que se encontraba una administración pública, tan sólo haya quedado en 5 meses o que durante la instrucción no se haya llegado a determinar el dinero que la empresa ganó con la sobreexplotación premeditada y abusiva del embalse, sobre todo teniendo en cuenta que el embalse estaban en mínimos, por debajo del 20% de su capacidad.
Menos da una piedra, nos tendremos que conformar con esto.

Exprimir el río Xallas no les ha salido demasiado caro
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios