www.tecnopunta.es
Acaban las audiciones a ciegas y comienzan las batallas

Acaban las audiciones a ciegas y comienzan las batallas

jueves 16 de octubre de 2014, 19:14h

La gala, última oportunidad para que los coaches completaran sus equipos, fue vista por más de seis millones de espectadores. El próximo miércoles, veremos a los participantes luchar entre ellos.

Acaban las audiciones a ciegas y comienzan las batallas

La quinta noche de La Voz estuvo dividida entre cantantes de karaoke y aspirantes que realmente sorprendieron. A pesar de que el ritmo haya ido decayendo gala tras gala, el programa ha obtenido unas cifras espectaculares en las audiencias.

El mejor nivel se derrochó en los primeros días y ahora queda poco por ver. Sin embargo, destacaron algunas voces que seguro darán mucho juego durante el transcurso del programa.

A María la escogió Malú a pesar de no haber hecho una actuación brillante. Yanela, sin embargo, sí que relució ante el piano. Según su madre, “persistente y muy trabajadora”, subió nerviosa al escenario de La Voz, aunque no necesitó casi tiempo para conquistar con su fuerza a Melendi y a David Bisbal. Finalmente, se decidió por el ex triunfito almeriense.

Maravillas no tuvo suerte y, a pesar de mostrar mucho ánimo cantando, su entusiasmo no se contagió a los coaches. Una de las sorpresas de la noche fue Jorge González, antiguo concursante de Operación Triunfo que, al parecer, no le fue suficiente para poder dedicarse a su verdadera pasión, la música. Malú no pudo evitar sentirse seducida por una versión muy dulce de ‘Lucía’. Rosario y Melendi la acompañaron girándose también y, como era de esperar, eligió a la pequeña de los Flores por ser ambos “gitanitos”.

Mónica se atrevió con ‘Someone like you’ y, a pesar de no atinar demasiado, consiguió que se giraran Malú y Rosario casi al unísono, aunque eligió a esta última. Alejandro, padre de familia y trabajador, mantiene la corazonada de que algo bueno tiene que llegar y por eso viene a probar suerte sobre el escenario. David Bisbal y Malú se giraron cautivados por su chorro de voz y su personal estilo. Y, a pesar de deshacerse en halagos con Bisbal, se marchó con Malú para dejarle “las chicas” al coach. Yolanda, que tan solo había encontrado baches en su camino hacia la música, aprovechó la oportunidad que le brindaba el escenario de La Voz para demostrar su talento. Hizo suya una copla preciosa que Melendi no tardó en valorar. Al final, soltando toda la artillería, Malú y Bisbal pulsaron el botón. Con ella, a Bisbal solo le quedaba un hueco por cubrir en su equipo.



Pilar no fue inteligente a la hora de elegir la canción. Malú admitió que si hubiera dado lo mejor de sí misma desde el principio no hubieran tardado nada en girarse pero, se quedó como vino. No podía faltar un auténtico heavy metal, como en todos los concursos de este tipo. Rafa, melenudo y componente de un grupo, consiguió que todos los coaches se dieran la vuelta mientras entonaba su versión de ‘Highway to hell’. Melendi siguió en su línea de “venderle el piso” a los concursantes para llevárselos a su terreno. “No sé si pedirte que te vengas conmigo o montarte una banda y empezar a rodar” le dijo a Rafa. Y, aunque pareciera la opción más improbable para un rockero, eligió a David Bisbal. Así, completaba su grupo y confirmaba haberse “quedado muy a gusto”.

David, guitarra en mano, sorprendió con su flamenco a los tres coaches que se dieron la vuelta. Como era de esperar, la Flores le dio al pulsador y se lo llevó consigo. Eduardo es invidente. Sin demasiada tensión, estaba dispuesto a “darlo todo, como cualquier día”. Con un estilo parecido al del mismísimo Pancho Céspedes, consiguió que Melendi, el “nuevo Sabina pero con Whatsapp”, según el concursante, se girara en el último momento.

Nuria admitía que solo es capaz de sentirse feliz con la música. Hizo que Malú y Rosario descubrieran quién era a pesar de no haber realizado una actuación fina. Melendi afirmaba tener “muy copado” el estilo que ella defendía y al final eligió a Rosario, completando su equipo. Miguel ha utilizado La Voz como su medicina para superar los malos momentos y, aunque cantara una versión muy suya de uno de los temas más populares de Maroon 5 no consiguió que los dos coaches que quedaban por elegir le dieran al pulsador.

Alfonso lleva esperando toda la vida a que “suene la campana”. Antiguo presentador de televisión, ha pasado unos años muy duros y ha decidido por probar suerte con lo que realmente le gusta, cantar. Malú, con los ojos como platos, les confesó a sus compañeros que tenía un “vozarrón”, aunque se resistieron a llevárselo consigo.

Isabel, segura de que aun queda “gente que quiere escuchar sentimientos”, piensa que La Voz es el programa perfecto para llegar a algún lugar con la música y solo necesitó de cinco segundos para convencer a Malú con un gusto especial a la hora de cantar. Y así, cerraba su equipo.



La última cara conocida y aspirante de la noche, Javi, se presenta a La Voz tras varios intentos fallidos por triunfar en la música. Con él, Melendi, que parecía tener prisa por terminar, completaba su equipo.

Por fin, la semana que viene, arrancan las batallas. Completados los equipos, los coaches enfrentarán a sus chicos en parejas y deberán descartar a, nada más y nada menos, que a la mitad de los componentes. Como adelantan en la promo, “dos cantantes, una canción”, esta fase puede ser la más interesante no solo por el peso emocional que conlleva sino por la puesta en escena. Hemos podido ver un auténtico ring y a los coaches, por fin, con ropa distinta. También habrán lágrimas, disculpas y arrepentimientos. ¿Aguantaremos hasta el próximo miércoles? Esperemos que Telecinco vaya dándonos adelantos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Tecno Punta

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.